Mendoza: Una jubilada encontró a su hijo maniatado tras un robo y murió de un infarto

Ocurrió en la localidad de Guaymallén. La mujer tenía 78 años. Luego del robo y, ante ese cuadro de desvanecimiento repentino, el hombre se libró de sus ataduras e intentó asistir a su madre. Al ver que ella no reaccionaba, decidió dar aviso a través de la línea de emergencia.

En el barrio San Cayetano, en Dorrego, Guaymallén, provincia de Mendoza, una mujer de 78 años falleció de un paro cardíaco al ver a su hijo maniatado tras un robo, ocurrido en su domicilio de la calle Santa Rosa al 2600.

La víctima, identificada como María del Carmen Costábile, ingresó a su vivienda, alrededor de las 10 de la mañana del martes, y al presenciar la escena del delito sufrió un infarto, informaron fuentes de la Comisaría 45° de la ciudad mendocina, ubicada a unos 14 kilómetros de la capital provincial.

Según las autoridades, un llamado a la línea de emergencia 911 alertó sobre una mujer con signos de tener un preinfarto. Una vez en el lugar, se constató que Costábile estaba descompensada y se le realizaron maniobras de RCP. Sin embargo, falleció. Luego tomó intervención el Cuerpo Médico Forense.

Según el relato de los investigadores al que accedió Infobae, el hijo de la víctima fue asaltado mientras dormía en la vivienda. “Dos sujetos ingresaron al lugar y, sin mediar palabras, le taparon la cabeza. Y bajo amenazas verbales, lo maniataron”, agregaron fuentes de la investigación.

Luego de reducirlo, los delincuentes recorrieron la vivienda y se fugaron con $30.000 que encontraron en el lugar. Pero hay otras versiones al respecto que intentan dilucidar el hecho y posterior deceso de Costábile.

Según informó el portal MDZ, las declaraciones del hijo de la mujer y de vecinos que arribaron luego al domicilio, les permitieron a determinar a los investigadores que la mujer estuvo cara a cara con los delincuentes, es decir, empezó a descompensarse en pleno episodio.

En un momento, los agresores le dijeron al hombre que traiga a su madre a la habitación. Allí se desencadenó la descompensación de la mujer.

Mónica Cabrero, una de las hijas de la víctima, declaró al diario Uno! detalles del acontecimiento. “Esta mañana (por ayer), ella regó las plantas y se fue a comprar. Parece que se han metido por el fondo y lo encontraron a mi hermano, que trabaja en seguridad en la noche, y estaba durmiendo. Le taparon la cabeza y le pusieron un cable en el cuello y lo ahorcaban para que dijera dónde había plata. Lo golpearon mucho y revolvieron por toda la casa antes de irse con unos miserables 30 mil pesos”, relató indignada.

Luego del robo y, ante ese cuadro de desvanecimiento repentino, el hombre se libró de sus ataduras e intentó asistir a su madre. Al ver que ella no reaccionaba, decidió dar aviso a través de la línea de emergencia.

En la causa intervinieron efectivos de la Unidad Investigativa de Delitos (UID) y el cuerpo de Homicidios. Aún se aguardan los resultados de las pericias de los elementos recogidos por parte de la Policía Científica de Guaymallén.

El fiscal Gustavo Pirrello, al frente de la Fiscalía de Instrucción N° 17 de la Unidad Fiscal de Homicidios (UFH), a cargo del caso, lo caratuló como un homicidio en ocasión de robo, con penas de 10 a 25 años de cárcel. Los delincuentes aún están prófugos.

Fuente Infobae

SEGUINOS

error: Contenido protegido!