Foz do Iguaçu: El cigarrillo electrónico, prohibido en Brasil, entra en la frontera y llega a manos de jóvenes

La aprehensión y el consumo aumentaron en Brasil; El producto se comercializa libremente en los estancos de la ciudad.

Está en los espectáculos, bares y baladas. El humo del cigarrillo electrónico se propaga libremente por todas partes. El contrabando del producto prohibido en Brasil aumentó un 22,6% en los primeros cinco meses de este año en comparación con los 12 meses de 2021 en la frontera de Foz do Iguaçu y contribuye a la escalada del libre comercio.

El calentamiento del comercio ilegal se refleja en el aumento de la demanda del producto. Datos del Ipec – Inteligencia en Investigación y Consultoría indican que en Paraná el consumo de cigarrillos electrónicos aumentó de 0,9% a 3,4% entre 2018 y 2022.

Según los datos, a nivel nacional, un total de 2.2 millones de adultos (1.4%) afirman haber consumido cigarrillos electrónicos hasta 30 días antes de responder a la encuesta. En 2018, el primer año en que se realizó la encuesta, el número fue del 0,3% en la población adulta, con menos de 500.000 consumidores.

El delegado de la Receita Federal en Foz do Iguaçu, Paulo Bini, dice que las incautaciones de cigarrillos electrónicos comenzaron a crecer incluso antes de la prohibición, en 2009.

El contrabando, explica, sigue la lógica de otros productos. El cigarrillo pasa por el río Paraná o es llevado a Foz do Iguaçu en vehículos, motocicletas o incluso por naranjas, a pie.

El método más habitual es el contrabando de «hormigas», revela Bini, es decir, el producto se transporta gradualmente a un lugar hasta que se carga en autobuses y automóviles y continúa su viaje. Algunos lotes son incautados por los inspectores incluso en la Oficina de Correos y el comercio local, informa el delegado.

En las calles: Comprar cigarrillos electrónicos en Foz do Iguaçu es una tarea fácil. Los estancos de la ciudad están inundados con el producto, que también está disponible en tiendas online y en redes sociales.

Según la Resolución 46 de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), del 28 de agosto de 2009, la comercialización, importación y publicidad de todo tipo de dispositivos electrónicos para fumar están prohibidos en Brasil.

También conocido como vape o pod, el cigarrillo electrónico se considera la puerta de entrada al cigarrillo común. Un estudio del Instituto Nacional del Cáncer (Inca), publicado en 2021, señala que el uso del dispositivo aumenta en casi tres veces el riesgo de la persona que prueba el cigarrillo regular.

Gran parte del cigarrillo que se consume en Brasil proviene de Paraguay. Foto/IRS

En la primera versión, el cigarrillo electrónico fue creado por el farmacéutico chino Hon Lik hace 20 años para ayudar a los fumadores a dejar de fumar gradualmente. Sin embargo, eso no es lo que sucedió.

El año pasado, un informe de Anvisa confirmó la prohibición de los cigarrillos e indicó que el producto es adictivo porque tiene nicotina en los líquidos que suministran los dispositivos. Los cigarrillos liberan aerosol al calentar un líquido con nicotina, solventes, saborizantes y otros productos químicos.

Riesgos: Según los investigadores de Fiocruz, el uso de cigarrillos electrónicos expone al cuerpo a varios elementos químicos, incluidas nanopartículas metálicas del propio dispositivo, nicotina y propilenoglico, un líquido utilizado para diluir la nicotina que cuando se calienta se convierte en formaldehído, un carcinógeno.

La nicotina, por ejemplo, predispone al fumador a enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias, dependencia química y cáncer.

Fuente H2Foz
Array

SEGUINOS

error: Contenido protegido!