Quilmes: Un juez mató a balazos a dos ladrones de 18 años e hirió a otro de 16 que quisieron robarle

Siete ladrones interceptaron al camarista cuando salía del Tiro Federal e intentaron hacer un robo “piraña”. Él y su custodio respondieron a los tiros. Hay cuatro delincuentes prófugos.

Un brutal enfrentamiento a tiros se produjo este sábado entre un juez y siete delincuentes que intentaron robarle en el partido bonaerense de Quilmes. Dos de los ladrones de 18 años murieron y otro de 16 resultó herido

El hecho ocurrió sobre la calle Cevallos, entre Castelli y Paso, a unos pocos metros de la autopista y cerca de un barrio residencial. Allí, el camarista -cuya identidad no fue revelada- salía del Tiro Federal de Quilmes cuando fue interceptado por un grupo de siete delincuentes.

De acuerdo al parte policial oficial, los siete delincuentes interceptaron a punta de pistola al auto en el que iban el juez, identificado como Ernesto García Maañon (74), y su custodio, Leonardo Gabriel Nasif.

Tanto el camarista como el custodio respondieron con disparos y se produjo un brutal enfrentamiento a unos pocos metros de la autopista Buenos Aires-La Plata. La balacera dejó un saldo de dos muertos de 18 años y un herido de 16.

Uno de los jóvenes, identificado como Nicolás Ezequiel Martínez, falleció en el acto a causa de la grave herida que le generó el disparo. Mientras que Emanuel Jorge Cartena ingresó con vida al hospital Iriarte de Quilmes y luego de unas horas falleció.

A su vez, continúa internado en estado grave el joven de 16 años, Cristian Javier Caliba. El menor entró de urgencia al quirófano del centro de salud quilmeño y su estado de salud es reservado.

En el lugar se secuestraron tres armas diferentes. Una pistola Glock 19, a nombre del juez García Maañon; una pistola Bersa Thunder Pro 9 que es parte del armamento reglamentario del custodio Nasif; y un pistolón marca Rexio que no tenía numeración ni calibre y lo tenían los delincuentes.

Familiares del herido se acercaron al centro de salud, motivo por el cual el cuerpo de infantería despachó un móvil de manera preventiva, para evitar que sean ayudados a escapar del lugar para luego quedar en libertad.

Fuentes judiciales explicaron que el titular de la UFI 3 no pidió la detenciones de García Maañón ni con su custodio al considerar que actuaron en legítima defensa. Para confirmar esta figura, los investigadores aguardan el resultado de las autopsias, las pericias a las armas y el análisis de los videos que captaron el ataque piraña.

De acuerdo a las fuentes se trató de un asalto bajo la modalidad conocida como “piraña”: un grupo de personas que se abalanza sobre un objetivo para robar lo máximo posible en un cortísimo periodo de tiempo. La secuencia, en este caso, quedó grabada por las cámaras de seguridad.

 

SEGUINOS

error: Contenido protegido!