Santa Fe: Ataque de cuatro jóvenes a otro al que desfiguraron tras una discusión de tránsito “Estoy vivo de milagro”

El hecho, que ocurrió cerca de las 5 de la madrugada del último sábado, causó gran conmoción entre los vecinos de Casilda en la provincia de Santa Fe

Un joven resultó gravemente herido al ser atacado por cuatro hombres que le propinaron golpes y patadas tras una discusión de tránsito en la ciudad santafesina de Casilda, y por el hecho los investigadores detuvieron a los agresores, pero luego los liberaron, informaron fuentes policiales.

El hecho, que ocurrió cerca de las 5 de la madrugada del último sábado, causó gran conmoción entre los vecinos de esa ciudad ubicada a 56 kilómetros de Rosario. El mismo quedó filmado por una persona con su teléfono celular y las imágenes se viralizaron e hicieron recordar al ataque que sufrió Fernando Báez Sosa en Villa Gesell y que causó su muerte tras una golpiza a la salida de un boliche.

En este caso, la víctima fue Nazareno Urraco, de 22 años, quien según contó a Canal 3 de Rosario, el sábado transitaba en su auto por una calle de Casilda y, al llegar a la zona de Boulevard 25 de Mayo y calle Buenos Aires, otro vehículo lo encerró, situación que lo obligó a realizar una maniobra para evitar un choque.

Cuando Urraco se bajó del auto para pedirles explicaciones a los ocupantes del vehículo por la peligrosa maniobra, “ahí se bajaron cuatro jóvenes” del rodado, un Ford Fiesta, color gris, relató.

Nazareno precisó que “eran cuatro hombres y una mujer” y que los cuatro sujetos que se bajaron lo empezaron a golpear.

“Me defendí hasta que no pude más”, añadió el muchacho, quien precisó: “Pensé que cuando caí al piso, no tenía más fuerzas y pedía lo que Dios quiera. Cuando estaba ahí no sabía qué pensar”.

“Después terminé inconsciente en el piso, seguro un minuto. Me pisaron la cabeza y no podía decir nada, porque gritaba de dolor. Eran todas patadas a mi cabeza”, dijo el joven, cuyo relato, coincide con lo que se aprecia en un video sobre la brutal golpiza.

Luego, señaló: “No me mataron porque no pudieron. Tienen que pagar por lo que me hicieron, estoy vivo de milagro”.

El joven fue trasladado a un centro asistencial y, según pudo observarse en las imágenes que se viralizaron, quedó con su rostro desfigurado por los golpes recibidos.

Por su parte, el Jefe de la Unidad Regional IV de Policía, Sebastián Sanitá, confirmó a la prensa que el vehículo en el que se movilizaban los agresores “es un Ford Fiesta, color gris”, y que sus ocupantes eran oriundos del pueblo santafesino de Villa Eloisa.

El funcionario policial dijo que el auto “era conducido por una mujer, a quien acompañaban cuatro masculinos”, quienes tras ser identificados fueron trasladados a la Unidad Regional.

A la conductora el test de alcoholemia le arrojó 2.8 de alcohol en sangre, se le secuestró el vehículo, se labraron las actuaciones por las lesiones (a Urraco) y se le dio intervención a la Fiscalía de Casilda”, finalizó el jefe policial, quien explicó que los agresores fueron liberados.

Pan de la abuela

SEGUINOS

error: Contenido protegido!