Santa Cruz: Es francés y decía ser nieto de Jacques Cousteau: era un estafador buscado por Interpol

Su nombre real es David Lemarie y tiene 33 años. Usaba identidades falsas y se aprovechaba de la buena voluntad de sus vecinos, a quienes engañaba para robarles. Sus familiares lo habían reportado como desaparecido.

Se hacía llamar Samuel Cousteau, Samuel Benet o Dundie Breton, según la ocasión, pero ninguno de esos nombres era cierto. Decía ser el nieto de Jacques Cousteau, el legendario biólogo y oceanógrafo. También era falso. Su nombre real es David August Lemarie. Es francés y tiene 33 años. Fue detenido acusado de estafas luego de que se denunciara su desaparición en El Calafate, Santa Cruz. Era buscado por Interpol.

Todo comenzó con la denuncia de Jorge, un vecino del glaciar que levantó a Demarie mientras este hacía dedo en la Ruta 40. Durante el viaje, lo escuchó y se dejó seducir por su historia y su presunto parentesco con el “Señor del Mar”. Le pareció inofensivo y lo alojó unos días en su hogar.

“Íbamos para El Chaltén con un amigo, Manuel, y lo llevamos. En el camino nos dijo que era el nieto de Jacques Cousteau. Al principio pensé ‘qué honor’. Después descubrí que era mentira”, cuenta Jorge a TN.

Una mañana, el viajero francés despertó y se convirtió en sombra. Dejó una mochila y algunas prendas de vestir en la casa, y nada más se supo sobre él. Preocupado, y al ver que los días transcurrían sin novedades sobre el paradero del huésped, el vecino decidió dar a conocer el caso a través de una publicación en Facebook.

"Nos dijo que era el nieto de Jacques Cousteau, pero después descubrí que era mentira", dijo a TN un vecino que alojó a Demarie en El Calafate. (Foto: TN)
«Nos dijo que era el nieto de Jacques Cousteau, pero después descubrí que era mentira», dijo a TN un vecino que alojó a Demarie en El Calafate. (Foto: TN)

“Le di 100 dólares y desapareció”: Había un detalle: Jorge le había prestado dinero a Lemarie, luego de que este dijera que había perdido acceso a su cuenta bancaria y, además, había extraviado sus documentos.

“Como yo estoy viviendo en el campo, en La Leona -a 100 kilómetros de El Calafate- y me tenía que ir, le di 100 dólares para que cambiara en la ciudad. Nunca más apareció”, cuenta.

Hasta entonces, Lemarie se mostraba como un joven que viajaba solo por el mundo. Impactado por la belleza del glaciar, había decidido extender su estadía allí y, mientras tanto, iba tejiendo vínculos con los vecinos.

“Me pareció raro que desapareciera así de la nada. Le habíamos festejado los 33 años, todo. Al final, el nieto de Jacques Cousteau me acostó”, bromea hoy Jorge.

En los últimos días de septiembre, la Policía de Santa Cruz no tenía noticias sobre la desaparición de un ciudadano francés. Mucho menos de que se tratara del nieto de Jacques Cousteau. No había ninguna denuncia formal: solo la publicación de Jorge en redes sociales.

Lemarie usaba varias identidades falsas para evitar ser descubierto. (Foto: Policía de Santa Cruz)
Lemarie usaba varias identidades falsas para evitar ser descubierto. (Foto: Policía de Santa Cruz)

“Es un estafador, te recomendamos que evites todo tipo de contacto con él”: El aviso llegó al Consulado de Francia, que se contactó con Jorge a través de WhatsApp. En un audio, alertaban sobre la verdadera cara de Lemarie: “Es un estafador, ya nos lo señalaron nuestros colegas de la Embajada de Chile para avisarnos. Lo que te recomendamos es que evites contacto con él, y que avises en lo posible a tus contactos. Usa varias identidades. Dice no tener dinero y nunca paga lo que debe. Solo causa problemas”.

La verdadera cara de Lemarie iba quedando al descubierto. “Viajaba sin pagar un peso. Inventaba historias para recibir alojamiento, comida y traslados gratis. Había llevado a cabo el mismo engaño en distintos lugares de Argentina, Chile y otros países de Latinoamérica”, agregaron desde el consulado francés.

Fue entonces que Jorge hizo la denuncia por robo. Finalmente, la Superintendencia de Policía Judicial e Investigaciones de Santa Cruz logró atrapar al falso nieto de Jacques Cousteau en Río Gallegos. Una denuncia anónima alertó que lo habían visto en un boliche -Belfast- y que estaba hospedado en un hotel céntrico.

“Lo encontré con gorra y anteojos por la calle Kirchner. Se había cortado el pelo, había cambiado su look. Lo seguí y lo intercepté en el Obispado. Empezó a dar todo tipo de excusas con una actuación digna de los Oscar. La guardia del Obispado llamó a la Policía, pero como la causa -dijeron- ya estaba judicializada no vinieron”, contó Manuel, amigo del denunciante que había participado de aquel viaje inicial por la ruta en el que Lemarie montó su puesta en escena. El hombre había viajado ocasionalmente a Río Gallegos, lo vio y decidió encararlo.

“Me dijo que había robado porque supuestamente no tenía para comer ni dónde dormir, pero en Río Gallegos se había alojado en un hotel de 40 mil pesos la noche. Dijo que tenía una vida dura y mil excusas que no justifican cometer un delito y menos a quien lo ayudó”, detalló Manuel.

El francés había sido reportado como desaparecido y tenía una alerta amarilla. (Foto: Interpol)
El francés había sido reportado como desaparecido y tenía una alerta amarilla. (Foto: Interpol)

Entretanto, la Policía de Santa Cruz reveló que Demarie tenía una alerta amarilla de Interpol: había sido reportado como desaparecido por sus familiares en Francia. Lo último que supieron sobre él fue que había estado en Santiago de Chile, informó la fuerza. Luego perdieron todo tipo de contacto.

Lemarie fue trasladado a la División Comisaría Primera y luego a la División de Enlace y Cooperación. Luego fue liberado y, por decisión judicial, tiene prohibido salir de la provincia.

SEGUINOS

error: Contenido protegido!