Rosario: Desde la cárcel, llamaba a personas que hacían colectas solidarias y los amenazaba para robarles lo recaudado

Utilizaba los datos que se compartían en la televisión y después llamaba a las víctimas con un celular que había conseguido.

Un preso de la Unidad Penitenciaria 6 de la ciudad santafesina de Rosario fue imputado en las últimas horas con prisión preventiva por dos años tras haber intentado nueve casos de extorsión en menos de un mes desde la cárcel.

Según el fiscal Franco Carbone, el hombre había accedido a un teléfono celular y desde prisión cometía los delitos.

Todo ocurrió desde la penitenciaría. (Foto: Google Street View)
Todo ocurrió desde la penitenciaría. (Foto: Google Street View)

El detenido, identificado como Ezequiel Rubén Torres, aprovechaba los datos que las personas brindaban en la televisión, donde pedían ayuda económica tras haber sufrido robos o incendios en sus viviendas, los llamaba para amenazarlos y después les pedía plata.

Tal como indica el expediente, el primer caso se dio el 5 mayo de este año, cuando Torres llamó a una empleada de una cafetería y le pidió una alta suma de dinero para “que no le pasara nada”.

Ese mimo día, envió mensajes de texto desde la Unidad Penitenciaria 6, ubicada en el mismo predio que la Jefatura de Policía local, al dueño de un bar ubicado en calle Italia al 2300, en el centro de Rosario, a quien le exigió un pago en efectivo para no balearle el local.

Según pudieron confirmar los investigadores, esa misma técnica se repitió en varias ocasiones, pero en muchas de ellas no tuvo éxito.

En otra de las llamadas extorsivas simuló ser parte de una banda criminal y se comunicó con un cantante al que le pidió $55.000 para que “pudiera seguir con su carrera musical”.

El fiscal Carbone confirmó que Torres fue descubierto el 3 de julio, cuando alrededor del mediodía llamó a una mujer que había dado su teléfono públicamente a través del Canal 3 de Rosario.

La víctima había salido en los medios para pedir ayuda económica y donaciones para su hermana, que había perdido todo en un incendio. Por lo que brindó su número de teléfono para quien pudiera ayudarlas.

De esta manera, Torres aprovechó e “intentó extorsionar” a la víctima mediante un mensaje de texto “manifestándole amenazas de muerte si no abonaba la suma de $100.000″. “Mirá, sabemos que tenés una sobrina discapacitada. Si no querés que le pasa nada vas a tener que pagar 100 mil pesos esta semana. Atentamente, la mafia”, escribió.

Pero no le salió como esperaba y, finalmente, fue descubierto a través del equipo telefónico de la cárcel. Quedó imputado con prisión preventiva preventiva por dos años, según informaron fuentes judiciales.

 

SEGUINOS

error: Contenido protegido!