Central Iguazú dio el golpe y se quedó con el pase a la siguiente instancia del Torneo Regional Federal Amateur.

El Naranja pisó fuerte en Villa Sarita ante un disminuido Guaraní Antonio Franco, se impuso 3-1 y se quedó con la plaza de la Zona 2. El Decano avanzó como mejor segundo del Litoral Norte. Guaraní, que selló una de las peores campañas de su historia y se despidió de la competencia sin ni un triunfo y apenas 2 puntos. Lo que sucedió aquí, es una clara muestra que en el fútbol cualquier cosa puede pasar.

Iguazú (LaVozDeCataratas) Cuando Guaraní Antonio Franco y Nacional de Puerto Piray aparecían como los favoritos, Central Iguazú dio el golpe y se quedó con el pase a la siguiente instancia del Torneo Regional Federal Amateur.

Por la Zona 2, el Naranja del Alto Paraná se impuso por 3-2 a La Franja en un estadio Clemente Argentino Fernández de Oliveira, que lució despoblado. Fue un partidazo, con muchas emociones y todos los condimentos dignos de un partido definitorio.

Los juveniles del equipo de Manuel Dutto se plantaron y dieron batalla, pero no pudieron la ilusión del equipo de Martín Lescano, que hizo los deberes, consiguió los tres puntos y desplazó de la cima al combinado de Piray.

De entrada, ambos equipos jugaron sus cartas y se vivió un partido intenso. Los franjeados mostraron un juego más vertical y con más claridad que en los juegos anteriores; mientras que Central fue punzante e insistente.

El partido era parejo, pero se dio una jugada que quizás fue el punto de inflexión para sentenciar el destino del juego. Es que, a los 14’, Axel Silva se fue expulsado por un golpe en el rostro a un rival y La Franja quedó en inferioridad numérica.

Pese a ello, fue el dueño de casa el que consiguió adelantarse en el marcador con un cabezazo de Nicolás Golomba, que corrigió en el camino un frentazo previo de Matías Presentado. Pero Central encontró espacios y sobre el cierre de la primera mitad en los pies de Pablo Reis.

En el complemento, entendiendo que el empate no le alcanzaba, el Naranja apretó el acelerador, el DT hizo los cambios y tuvo una rápida respuesta. A los 5’, el ingresado Marcos Prestes recibió un centro pasado y con una exquisita definición colocó el 1-2. Y todavía faltaba otro golazo pues, a los 9’, Cristian Amado sacó un remate de aire de media distancia que pasó por encima del arquero Gorosito para el 1-3.

Central aflojó la marcha tras el gol y Guaraní fue a buscarlo con mucha vergüenza deportiva. Logró el descuento a los 37’ a través de un penal convertido por Golomba y le puso dramatismo al encuentro, pero la expulsión de Nicolás Vallejos en el cierre terminó de concretar el destino del pleito.

Tras el pitazo final se desató el festejo del conjunto de Iguazú, que se llevó el premio grande por nunca bajar los brazos en el “grupo de la muerte”. Ahora, a pensar en la siguiente ronda a la cual también avanzaron de Mitre, Timbó, Brown y Atlético Posadas, este último como mejor segundo de todas las zonas del Litoral Norte.

Párrafo aparte para Guaraní, que selló una de las peores campañas de su historia y se despidió de la competencia sin ni un triunfo y apenas 2 puntos. Lo que sucedió aquí, es una clara muestra que en el fútbol cualquier cosa puede pasar.

 

Fuente Primera Edición
Foto: Iguazú Deportes

SEGUINOS

error: Contenido protegido!