Turismo Estudiantil: exigen reglas claras y modificaciones a las normas actuales

Con el comienzo de la época de ventas a la vuelta de la esquina y la derogación de la Ley 18.829-ligada a la Ley 25.599, vigente-, el turismo estudiantil se encuentra desde hace un mes y medio en el limbo normativo, expectante a las modificaciones que se debieran implementar, necesariamente en el corto plazo, para el desarrollo normal de la actividad.

Iguazú (LaVozDeCataratas) Si bien el comienzo de la venta de viajes de egresados comienza por lo general entre abril y mayo, el sector ya exige reglas claras, aunque también modificaciones a las normas actuales: las últimas referidas a turismo estudiantil datan de más de 10 años.

En ese sentido, uno de los grises que genera incógnitas pasa por el primer artículo de la Ley 25.599, que no fue modificado por el megaDNU 70/2023 pese a la ligazón con la Ley de Agentes de Viajes derogada en el mismo DNU.

Este artículo indica que los agentes de viajes que quieran operar viajes de turismo estudiantil deberán contar con un «Certificado nacional de autorización para agencias de turismo estudiantil», y para obtener el certificado, la Ley 18.829 establecía que se debía estar inscrito en el Registro de Agentes de Viajes de la Secretaria de Turismo de la Nación.

Los agentes de viajes siguen esperando que  indiquen cómo sigue la Ley de Turismo Estudiantil. Lo que cabe preguntarse -y que a la vez resulta inentendible-, entonces, es por qué la Ley 25.599 no fue modificada por el DNU 70/2023, cuando la Ley 18.829 fue derogada. Esta omisión es la que provoca que la operación de turismo estudiantil quede virtualmente liberada.

El miércoles, representantes de Faevyt, acompañados por CAT-Cámara Argentina de Turismo Estudiantil-y ACTE, se reunieron en Suipacha 1111 junto al secretario Daniel Scioli, la subsecretaria Yanina Martínez e integrantes del equipo técnico, entre los que se encontraba la histórica Cecilia Díaz, con el objetivo de plantear problemáticas del segmento, pero no hubo una propuesta firme que destrabe la situación.

Asimismo, se enfatizó en la necesidad de trabajar junto al Estado por nuevas normas que regulen al turismo estudiantil, con nuevos reglamentos que se ajusten a los tiempos actuales, ya que los vigentes cuentan con más de 10 años de antigüedad.

No se puede decir a ciencia cierta si la Ley Ómnibus traía mejoras. Aunque sí representaba para las agencias de viajes una oportunidad de poder modificar algunas demandas que el sector exige hace años, como el problema de la cuota fija, que en un país con más de 200% de inflación se torna imposible. Son ideas que ahora estan trabajando con la Secretaría de Turismo para su reglamentación.

 

Array

SEGUINOS

error: Contenido protegido!