La nave espacial estadounidense alunizó exitosamente: “Odiseo tiene un nuevo hogar”

La empresa Intuitive Machines guió su módulo con forma de hexágono hasta un suave aterrizaje cerca del polo sur lunar

La primera nave espacial estadounidense en llegar a la Luna en más de 50 años alunizó exitosamente este jueves, como parte de una nueva flota de robots comerciales sin tripulación financiados por la NASA y destinados a allanar el camino para las misiones de astronautas a finales de esta década.

El módulo Odiseo, de la compañía Intuitive Machines, alcanzó este jueves con éxito la superficie lunar tras despegar hace siete días desde Florida y logró el hito de ser la primera nave estadounidense que aluniza tras la misión Apolo 17 de 1972.

Poco después de la hora prevista, las 16.24 hora local del este estadounidense (21.24 GMT), los controladores de la misión confirmaron que, tras haber reducido su velocidad desde los 6.500 km/h, el módulo se posó cerca del cráter Malpert A, a unos 300 kilómetros del Polo Sur lunar, donde permanecerá aproximadamente unos siete días hasta que llegue la noche en esta región y quede inoperable.

Los controladores de vuelo confirmaron que habían recibido una señal de la nave tras el alunizaje. “Sin duda nuestro equipo está en la superficie de la Luna, y estamos transmitiendo”, dijo Tim Crain, cofundador y director de tecnología de Intuitive Machines. “Felicitaciones equipo IM, veremos cuánto más podemos sacar de eso”.

“Houston, Odiseo tiene un nuevo hogar”, celebró Stephen Altemus, cofundador y CEO de Intuitive Machines.

Odiseo, como se ha llamado a este módulo de la serie Nova-C fabricado por la firma con sede en Houston (Texas), y que despegó el 15 de febrero desde Florida propulsada por un cohete Falcon 9 de SpaceX, se ha erigido hoy también en la primera nave privada estadounidense que alcanza el satélite natural.

Los responsables de la misión estiman que, cuando Odiseo se acercaba a la superficie lunar, disparó una “EagleCam” externa que captará imágenes del módulo de aterrizaje en los últimos segundos de su descenso.

El mes pasado, otra empresa estadounidense fracasó en su intento de llegar a la Luna, lo que aumentaba las apuestas para demostrar que la industria privada tenía lo que hay que tener para repetir una hazaña lograda por última vez por la NASA durante su misión tripulada Apolo 17 en 1972.

Fotografía proporcionada por la compañía Intuitive Machines que muestra una imagen lograda por el modulo Odiseo (EFE/ Cortesía Intuitive Machines) Fotografía proporcionada por la compañía Intuitive Machines que muestra una imagen lograda por el modulo Odiseo (EFE/ Cortesía Intuitive Machines)

Esta misión “será una de las primeras incursiones en el polo sur para observar realmente las condiciones ambientales de un lugar al que vamos a enviar a nuestros astronautas en el futuro”, declaró Joel Kearns, alto funcionario de la NASA. “¿Qué tipo de polvo o suciedad hay, cuánto calor o frío hace, cuál es el entorno de radiación? Todas estas son cosas que realmente te gustaría saber antes de enviar a los primeros exploradores humanos”.

Polo sur lunar

La misión Odiseo al principio de su viaje a la Luna con la Tierra de fondo (Europa Press)La misión Odiseo al principio de su viaje a la Luna con la Tierra de fondo (Europa Press)

Odiseo se lanzó el 15 de febrero en un cohete Falcon 9 de SpaceX y cuenta con un nuevo tipo de sistema de propulsión de oxígeno líquido superenfriado y metano líquido que le permitió surcar el espacio en tiempo récord.

Su destino, Malapert A, es un cráter de impacto situado a 300 kilómetros del polo sur lunar.

La NASA espera establecer allí una presencia a largo plazo y recoger hielo para obtener agua potable y combustible para cohetes en el marco de Artemis, su programa insignia de la Luna a Marte.

Entre los instrumentos transportados por Odiseo se incluyen cámaras para investigar cómo cambia la superficie lunar como resultado del penacho de los motores de una nave espacial, y un dispositivo para analizar las nubes de partículas de polvo cargadas que se ciernen sobre la superficie en el crepúsculo como resultado de la radiación solar.

También lleva un sistema de aterrizaje que dispara pulsos láser, midiendo el tiempo que tarda en volver la señal y su cambio de frecuencia para juzgar con precisión la velocidad de la nave espacial y su distancia a la superficie, con el fin de evitar un impacto catastrófico.

El hardware funcionará durante aproximadamente siete días hasta que se produzca la noche lunar, que dejará inoperativa a Odysseus.

Club exclusivo

La obra de arte titulada "Fases lunares", que consta de 125 esculturas en miniatura de acero oxidable de las fases lunares puestas en un cubo transparente (EFE/ Jeff Koons) La obra de arte titulada «Fases lunares», que consta de 125 esculturas en miniatura de acero oxidable de las fases lunares puestas en un cubo transparente (EFE/ Jeff Koons)

El resto de la carga ha sido sufragada por clientes privados de Intuitive Machines, e incluye 125 minilunas de acero inoxidable del artista Jeff Koons.

También hay un archivo creado por una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es dejar copias de seguridad del conocimiento humano en todo el sistema solar.

La NASA pagó a Intuitive Machines 118 millones de dólares por enviar su hardware en el marco de una nueva iniciativa denominada Commercial Lunar Payload Services (CLPS), que creó para delegar los servicios de carga en el sector privado con el fin de conseguir ahorros y estimular una economía lunar más amplia.

La primera, de la empresa Astrobotic, con sede en Pittsburgh, se lanzó en enero, pero su nave espacial Peregrine sufrió una fuga de combustible y tuvo que volver a la Tierra para quemarse en la atmósfera.

Las naves espaciales que aterrizan en la Luna tienen que sortear rocas y cráteres traicioneros y, a falta de una atmósfera que les permita utilizar paracaídas, deben recurrir a propulsores para controlar su descenso. Aproximadamente la mitad de los más de 50 intentos han fracasado.

Hasta ahora, sólo las agencias espaciales de la Unión Soviética, Estados Unidos, China, India y Japón lo han conseguido, lo que constituye un club exclusivo.

Fuente Infobae

Array

SEGUINOS

Pan de la abuela
error: Contenido protegido!