Analía Eichenberger: impulsando el patinaje artístico en Iguazú

Analia Eichenberger, técnica universitaria en patinaje artístico, desde el año 2010,  ha dirigido con dedicación la Escuela de Patinaje Cataratas, convirtiéndola en un punto de referencia para aquellos que desean aprender y disfrutar de este hermoso deporte. Hoy 14 de abril conmemoramos el Día de los Patinadores, una fecha que nos lleva de vuelta a la historia de Lidwina.

Iguazú(LaVozDeCataratas) El 14 de abril conmemoramos el Día de los Patinadores, una fecha que nos lleva de vuelta a la historia de Lidwina, una talentosa chica holandesa de tan solo 15 años, quien decidió aventurarse a patinar con sus amigas en una tarde fría de invierno, marcando así el inicio de una tradición que celebramos hasta el día de hoy.

En nuestra ciudad, contamos con una  escuela de patinaje artístico dirigida por Analía Eichenberger, una apasionada técnica universitaria en la materia. Durante los últimos 14 años, Analía ha sido una figura clave en el ámbito deportivo local, dedicando su talento y compromiso a la enseñanza y promoción del patinaje artístico.

«Comenzamos en 2010. Fui patinadora desde pequeña en la provincia de Santa Fe. Cuando nos mudamos por razones familiares, buscamos formas de retomar esa pasión. Así llegamos al Polideportivo Municipal y comenzamos poco a poco, los sábados, con algunos niños del barrio», recuerda Analía.

Su motivación para comenzar en el patinaje viene desde su infancia. «Cuando era niña, mis padres buscaron actividades para mí. Había danza y básquet, pero una prima patinaba en el club. Desde entonces, con 40 años, sigo con esta actividad», señaló.

Para Analía, lo más gratificante es ver la diversión y la felicidad en los niños. «Disfruto mucho estar con ellos. Uno está enseñando un deporte que puede ser útil para toda la vida, pero también aprendemos de ellos. La medalla hace que uno esté feliz por sus logros pero lo que más me gusta es compartir con ellos sus éxitos», destaca.

Desde el año 2012, Patín Cataratas se ha convertido en un deporte federado, formando parte de la Federación Misionera y la Confederación Argentina de Patinaje. «Tenemos patinadores campeones provinciales, nacionales y sudamericanos. Participamos en torneos abiertos, aportando siempre para que den su mejor performance y obviamente que queden en el ranking de los mejores patinadores del país o del sudamericano o argentino cuando tuvimos la oportunidad de tener campeones y subcampeones de las modalidades y que hayan quedado entre los 15 mejores patinadores en una categoría con  80 patinadores del país por ejemplo, la verdad que Patín Cataratas tiene su trayectoria y seguimos trabajando para eso», afirma Analía.

En cuanto a los horarios de la escuela, explica: “Nosotros estamos para la categoría principiantes los lunes de 17 a  19 y los jueves de 16 a 17 pueden participar con cualquier patín de cuatro ruedas y si no cuentan con patines para las primeras clases nosotros le prestamos y así probar y que puedan decidirse por continuar. Tiene una inscripción de 3500 pesos y la cuota es de 7000 pesos.”

Con un total de 75 alumnos desde marzo, la Escuela de Patinaje Cataratas se ha convertido en un espacio donde los niños pueden aprender, crecer y sentirse contenidos destacando la importancia del apoyo emocional » es un deporte de mucha autoconfianza y eso lo trabajamos mucho tanto en la parte de escuelita con juegos como en la parte de competencia, también con ayuda de terapeutas, algún coach deportivo o psicólogo deportivo por la presión» remarcó.

Para Analía, el patinaje no solo es un deporte, sino una experiencia enriquecedora que ha impactado positivamente en su vida y la de su familia. «hace que constantemente estemos al pendiente, uno de otros, mis hijas hacen otro deporte, nos acomodamos. Cuando viajamos es muy lindo, muchas veces  es toda la familia, no lo podría hacer sino fuera porque mi familia me apoya, mi marido, mis hijas, mis papas.»

Con su dedicación y pasión por el patinaje artístico, Analía continúa honrando la memoria de su querido entrenador Gabriel Equirini, quien la inspiró y enseñó tanto en este deporte. Con el legado de Gabriel y su propia determinación, Analía sigue siendo una figura clave en el mundo del patinaje artístico en Iguazú.

Historia del día del patinador:  El 14 de abril se conmemora el día de los patinadores y todo esto se remonta a la historia de una talentosa chica holandesa, Lidwina una joven de 15 años que decidió salir a patinar con sus amigas en una tarde fría de invierno, pero lo que nadie esperaba era que esa tarde marcaría un antes y un después en su vida.

Luego de haber estado varias horas patinando sobre hielo este se quebró y ella cayó, se propinó un golpe tan fuerte que sufrió múltiples fracturas en todo su cuerpo y estas hicieron que se postrara en una cama por un largo tiempo, nadie se explicaba que sucedía y con ningún tratamiento disminuían sus dolores.

Vivía totalmente paralizada y a duras penas podía respirar, se especulaban miles de cosas y se rumoraban otras más detrás de su enfermedad, Lidwina padeció cerca de 38 años los fuertes dolores que, día a día, empeoraban y finalmente falleció el 14 de abril de 1433.

Luego de 457 años y de que su historia se divulgara, la iglesia católica tomó medidas en este asunto, así que el 14 de abril de 1890 el Papa León XIII decidió declararla la Santa Patrona de los patinadores y, de igual manera, de los enfermos crónicos, siendo la fecha de su fallecimiento un día para conmemorarla.

Así es como en esta fecha, cada año se celebra el día a estos deportistas los cuales llenan de medallas y títulos a sus países

SEGUINOS

error: Contenido protegido!