Foz de Iguazú: dengue y enfermedades respiratorias saturan UPA y Hospitales

Con la alta demanda provocada por los casos de dengue y el aumento de la ocurrencia de enfermedades respiratorias durante este período, la espera para la atención en las UPA es de cuatro horas o más. El traslado al hospital puede tardar días. Sin ningún lugar a donde acudir, los residentes con problemas económicos buscan farmacias para recibir atención.

Los habitantes de Foz do Iguaçu que dependen de la salud pública están preocupados por la demora en la atención en las dos unidades de atención de emergencia (UPA) y la falta de vacantes para hospitalización en el Hospital Municipal, que tiene el 100% de sus camas ocupadas.

Con la alta demanda provocada por los casos de dengue y el aumento de la ocurrencia de enfermedades respiratorias durante este período, la espera para la atención en las UPA es de cuatro horas o más. El traslado al hospital puede tardar días.

Para sortear el problema, el gobierno de la ciudad lanzó un aviso público destinado a contratar camas en hospitales privados, incluidos los de otros municipios, si fuera necesario. La acreditación de las instituciones hospitalarias se puede realizar en cualquier momento, siempre y cuando exista la necesidad de contratar el servicio, informa el ayuntamiento.

En la UPA Jorge Samek, ubicada en Jardim das Palmeiras, 56 pacientes esperaban ser trasladados al hospital el martes 14. El jueves 9, la cifra era de 78 pacientes.

En la UPA Walter Cavalcanti Barbosa, en Morumbi, el movimiento también es intenso y, en algunos períodos, ni siquiera hay un lugar para sentarse. Allí, 40 pacientes esperaban, el martes 14, una vacante para ser trasladada al Hospital Municipal.

Upa Walter CavalcantiEn la UPA de Morumbi, la demanda es alta en ciertos momentos. Foto: Marcos Labanca

Los pacientes con síntomas de dengue deben buscar inicialmente las UPA y luego ser remitidos al hospital, si es necesario. La duración de la estancia de los pacientes en las dos AUP debe ser de un máximo de 24 horas.

La situación también es crítica en el Hospital Costa Cavalcanti, donde la tasa de ocupación de camas alcanza el 98%.

Según el Departamento Municipal de Salud, Foz do Iguaçu cuenta actualmente con 393 camas en el Sistema Único de Salud (SUS), de las cuales 217 están en el Hospital Municipal; 126, en el Hospital Costa Cavalcanti; y 50 en el Hospital Cataratas.

La alta demanda de servicios médicos se debe, en parte, a la epidemia de dengue, que ya ha causado la primera muerte en la ciudad. La víctima fue un hombre de 47 años que falleció el 14 de abril tras la evolución de la enfermedad. La ciudad tiene 5.180 casos confirmados y 22.419 notificaciones. Otras 11 muertes están siendo investigadas.

Residente de Panorama, Cláudia Rubio llevó a su hija a ser atendida en la UPA Walter Cavalcanti, el pasado miércoles por la noche, y ni siquiera había espacio para sentarse. El único lugar donde se le permitió quedarse al joven de 24 años fue dentro del baño. Diagnosticada con dengue, presentó vómitos y diarrea mientras esperaba ser atendida.

Para ella, debería haber un sistema que agilice al menos la aplicación del suero en pacientes con dengue. Cláudia también dice que la inversión de Fartal, que fue cancelada, debería estar dirigida a la salud. «¿Por qué el alcalde no se ocupa de las personas que están en situación precaria en las UPAs?»

Una residente de Morumbi, Delides Paranhos, de 52 años, estuvo ayer en la UPA con su nieta de 7 años, que contrajo un virus. Dijo que el primer día de atención, estuvo esperando más de cuatro horas. El lunes 13 regresó a la UPA y llevaba desde las 13 horas esperando los resultados de un examen.

«Los funcionarios dicen que está tomando mucho tiempo y que hay escasez de médicos», dijo. A juicio de Delides, hay una falta de atención por parte del gobierno, incluyendo autoridades como el alcalde y los concejales, a la situación de la población.

Según ella, siempre en periodo electoral, los políticos dicen que ayudarán a mejorar la condición de los residentes, pero luego no pasa nada. «Es como una promoción de la tienda, son dos días y luego se acaba».

Para la vecina, ni siquiera el anuncio de la cancelación de Fartal, bajo la justificación de ayudar a los damnificados de la inundación en el Sur, «se pega» porque considera que la feria es mala.

 

Fuente H2Foz

SEGUINOS

error: Contenido protegido!