Crisis económica y prostitución: «Es la desesperación y la falta de alternativas lo que nos empuja a esto»

En el marco de una crisis económica que golpea al país, Iguazú no está lejos de esta situación, cada vez más mujeres se ven obligadas a recurrir a la prostitución como medio para subsistir. Conversamos con una de estas mujeres, quien nos cuenta su historia de lucha, sacrificio y supervivencia.

Iguazú (LaVozDeCataratas) Este reportaje refleja una realidad dura y dolorosa que viven muchas mujeres en Iguazú. La crisis económica ha exacerbado situaciones de vulnerabilidad y ha obligado a muchas a tomar decisiones desesperadas para sobrevivir.

¿Podrías contarnos sobre tu situación y cómo llegaste a este punto?  Tengo 35 años y soy madre de tres hijos. Antes de la crisis, trabajaba en un supermercado, pero con los recortes y la situación económica, me despidieron. Sin estudios y con muy pocas oportunidades laborales, me encontré sin opciones. Intenté buscar otros trabajos, pero no tuve suerte. La necesidad me llevó a la prostitución.

¿Cómo ha afectado esta situación a tu vida personal y familiar? Ha sido muy difícil. Mis hijos no entienden completamente lo que hago, pero saben que mamá trabaja mucho para que no les falte nada. Me siento culpable y avergonzada, pero la desesperación y la necesidad de darles una vida mejor superan esos sentimientos. No quiero que crezcan en la pobreza y sin oportunidades.

 ¿Cómo es tu día a día en esta situación? Es agotador. Trabajo durante la noche y en la mañana intento ser una madre presente para mis hijos. No duermo mucho y siempre estoy preocupada por nuestra seguridad. La vida es dura y peligrosa. Me encuentro con todo tipo de personas y nunca sé qué esperar.

 ¿Hay muchas mujeres en Iguazú en tu misma situación? Sí, muchas. La crisis ha empujado a muchas mujeres a tomar este camino. Conozco a varias madres que, al igual que yo, no tienen otra opción. La falta de empleo y oportunidades nos ha dejado sin alternativas. Nos sentimos abandonadas por el sistema.

Necesitamos más apoyo del gobierno y de la comunidad. Programas de empleo, capacitación y acceso a la educación serían un gran comienzo. Si tuviéramos más oportunidades, muchas de nosotras no estaríamos en esta situación. También sería importante tener acceso a servicios de salud y apoyo psicológico.

«Cada mujer en esta situación tiene una historia de lucha y desesperación. Necesitamos ayuda real y efectiva, no promesas vacías. Queremos una oportunidad para salir adelante y darle un futuro mejor a nuestros hijos» dijo a LaVozDeCataratas

Por otro lado dejó claro que antes de juzgarla «quiero  que la gente entienda que nadie elige esta vida por gusto. Es la desesperación y la falta de alternativas lo que nos empuja a esto. Somos madres, hijas, hermanas, y merecemos una oportunidad de vivir con dignidad.»

SEGUINOS

error: Contenido protegido!