Condenan a madre e hija, oriundas de Iguazú piezas clave de un clan narco de Misiones

Se trata de Fidelina Rubini, de apodo “Nena” (61), y de su hija, Eladia Débora Soledad Brites (28). Firmaron ayer en el Tribunal Oral Federal de Corrientes un juicio abreviado y acordaron cumplir seis años de prisión tras admitir formar parte de un clan narco familiar.

Iguazú (LaVozDeCataratas)  Se trata de Fidelina Rubini, de apodo “Nena” (61), y de su hija, Eladia Débora Soledad Brites (28), ambas oriundas de  Iguazú, según consta en la resolución. La primera se hizo cargo de ser “coautora penalmente responsable de los delitos de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por la intervención de tres o más personas organizadas para cometerlo”, y la segunda como “partícipe necesaria” de los mismos ilícitos, agregó el documento.

Según el acta de acuerdo celebrado entre las imputadas y la fiscalía, surgió que las mismas comenzaron a ser investigadas el 4 de agosto de 2021, cuando personal de Gendarmería detectó e interceptó en Corrientes una encomienda que tenía como destino La Rioja y contenía 4,144 kilogramos de marihuana.

Quienes la despacharon cometieron un error. Pusieron un nombre de remitente que no se correspondía con el DNI. Sin embargo, el número de documento le pertenecía a un caponarco que estaba preso y que permitió desbaratar no a una, si no a dos organizaciones dedicadas al narcotráfico. En base a una pesquisa judicial, se supo que existían dos grupos delictivos dedicados al “rubro drogas”.

Mediante escuchas telefónicas se supo que desde la Unidad 11 del Servicio Penitenciario Federal en la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña, Chaco, al menos tres presos coordinaban envíos y entregas de encomiendas con droga. No fue difícil para los efectivos determinar que existía una red que ingresaba marihuana desde Paraguay y una vez en Puerto Iguazú la distribuían a distintos puntos del país por vía postal. Estaban todos vinculados.

Además, la banda pretendía utilizar un boliche en Iguazú para blanquear el dinero proveniente de la compra y venta de drogas. Cuando fueron descubiertos estaban por transportar hacia Buenos Aires cinco toneladas de cannabis sativa en un camión térmico para pescados. De esta manera se supo que en la otra organización delictiva cumplía un rol preponderante Rubini alias “Nena”, ya que se encargaría de almacenar, fraccionar, entregar para su comercialización y cobrar los estupefacientes a los distintos vendedores que trabajarían para ellos en Puerto Iguazú, indica la resolución.

“Pipa” Brites (condenado a seis años de prisión por una causa por drogas en Eldorado) fue identificado como el “cerebro” de una organización delictiva trasnacional, operando vía remota desde la unidad penitenciaria chaqueña, en la que se encuentra cumpliendo condena por narcotráfico.

“Estaba bien preparada”

A través de intervenciones telefónicas, se conoció que otra integrante de la organización delictiva liderada por “Pipa” era su hermana, Eladia Débora Soledad Brites, alias “Ladia”, quien, junto con su madre cumplen un rol de importancia para el envío de estupefacientes a través de encomiendas, desde la localidad de Puerto Iguazú hacia otros puntos del país; siendo Eladia la encargada de acondicionar y enviar el paquete, utilizando técnicas y objetos para que el contenido no sea detectado por los escáneres ni canes adiestrados en los diferentes controles, jactándose la nombrada que “… la encomienda estaba bien preparada…”. Además, su hermano le encargó que controle las cuentas del negocio ilícito, todo según el auto de elevación a juicio. El considerado líder de la organización, llegó a hacer mención a la posibilidad de adquirir un terreno en Puerto Iguazú, en la costa que tenga salida directa al río, desde donde puedan hacer entrar y salir mercaderías de manera ilegal.

En la preinauguración de un boliche que iba a abrir la banda, fue vista Rubini acondicionando el lugar y supervisando los últimos detalles, evidenciando así que los nombrados serían las personas designadas por “Pipa” como encargadas de la puesta en funcionamiento del lugar.

 

Fuente: Primera Edición

 

SEGUINOS

error: Contenido protegido!