Meat & Wine Experience: donde se vive el auténtico asado argentino 

Si alguna vez soñaste con un día a la orilla del lago, entre miles de mariposas revoloteando y disfrutando de una degustación de vinos en un ambiente de puro relax, deleitándote con un asado de los mejores cortes argentinos, la experiencia "Meat & Wine" es para vos.

Iguazú (LaVozDeCataratas)  Este evento, totalmente descontracturado, combina lo mejor de la tradición argentina: un delicioso asado criollo y una exquisita degustación de vinos, en uno de los paisajes más relajantes del destino.

La experiencia está cargada de simbolismo y tradición. La familia Villalba se atrevió a compartir lo que para ellos era una reunión familiar. El Doctor parrillero, sí, porque Héctor es médico pediatra y en la parrilla sabe atender los cortes más buscados por los amantes del buen comer. «Siempre era el asador y nos reuníamos con los amigos, hasta que mi hijo Matías me propuso hacer el asado para que la gente que nos visita pueda disfrutarlo también», contó a La Voz de Cataratas. Héctor también se animó a divulgar su secreto para que la picanha sea tan tentadora.

Al llegar al lugar, bordeamos el lago Urugua-í, donde las mariposas te reciben alegremente. Allí, con la primera bienvenida de los anfitriones, degustamos un espumante de la bodega La Mansa. Entre risas de amigos y mucha camaradería comenzaron a llegar los comensales. Obviamente, el lugar y el clima se prestaron para pasar un mediodía increíblemente lindo.

En el quincho, el Dr. ya llevaba tres horas atendiendo los cortes elegidos para la degustación. Entre una bruschetta de entrada, comenzó el gran asado. La degustación de vinos llegó con una encuesta incluida para que aprendiéramos más sobre los colores, sabores, aroma y cuerpo de los tintos que allí se sirvieron.

Meat & Wine se caracteriza por ofrecer los tres mejores cortes de carne argentina: picanha, bife de chorizo y costilla. No es una parrilla común. «Servimos de diferentes formas, la picanha se sella, y en una plancheta saborizada con una manteca delicadamente preparada, los sabores te dejan con las ganas de más.

Los cortes a punto llevan tres horas como la costilla, y desde que llegás al lugar podés disfrutar de ese momento de charla con el asador, mientras Romi, la sommelier de La Mansa, te sumerge en el mundo del vino, y el ambiente se vuelve alegre y festivo.

Entre aplausos y chamamé, llegó el momento de «embocar el corcho en la frapera», donde solo algunos elegidos podrán hacerlo, pero envuelve al grupo en un momento distendido y lleno de alegría.

La experiencia «Meat & Wine» no solo es una celebración del buen comer y beber, sino también una invitación a disfrutar de la vida, rodeado de amigos, naturaleza y la mejor hospitalidad argentina.

 

error: Contenido protegido!