Sólo 2 de cada 10 millennials argentinos tienen estudios superiores completos

En los últimos diez años, el porcentaje de jóvenes que no terminan la educación secundaria en Argentina ha disminuido, y paralelamente ha aumentado el número de aquellos que completan sus estudios secundarios y acceden a la universidad. Sin embargo, persisten desafíos significativos, ya que cuatro de cada diez estudiantes aún no logran graduarse.

Iguazú (LaVozDeCataratas) Los datos provienen del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA) y abarcan a la población de 18 a 24 años que reside en áreas urbanas a nivel nacional. A pesar de los avances, el porcentaje de jóvenes de 25 a 34 años con estudios superiores completos está muy por debajo de países como Chile (19% frente al 40%), Corea del Sur (69%), Canadá (66.6%) y Japón (64%), según información publicada por World of Statistics y compartida por Impuestos&Equidad.

El Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) señala que, aunque Argentina tiene más estudiantes universitarios que Chile y Brasil, estos países muestran una mayor eficacia en la graduación. Entre 2013 y 2021, la graduación en Argentina creció un 21%, mientras que en Brasil y Chile los incrementos fueron del 33% y 32%, respectivamente. Argentina cuenta con 557 estudiantes por cada 10,000 habitantes, superando a Brasil y Chile, pero solo logra 31 graduados por cada 10,000 habitantes, frente a los 61 de Brasil y 55 de Chile.

La tasa de abandono también es preocupante. Según el Observatorio de la Deuda Social Argentina, el 40.9% de los jóvenes de 18 a 24 años están o estuvieron en estudios superiores, pero con una tasa de abandono del 22%. Esta situación se agrava entre los jóvenes de hogares pobres, donde más del 40% no completan la secundaria y alrededor del 25% abandonan la universidad.

La situación económica de las familias juega un papel crucial en el acceso y permanencia en el sistema educativo. En hogares no pobres, solo el 22.1% no finaliza la secundaria, mientras que en los pobres esta cifra supera el 40%. Además, entre los hogares indigentes, solo el 23.5% cursa estudios superiores.

El contexto cultural también influye en la educación. Las generaciones X, Millennials y Z han enfrentado diferentes desafíos y cambios sociales que afectan su formación académica y profesional. Mientras que los Millennials vivieron la transición hacia la era digital y la crisis económica de 2008, los Gen Z están redefiniendo las expectativas en el trabajo y la educación con un enfoque inclusivo y adaptativo.

Pese a estos desafíos, ha habido avances significativos. La matrícula universitaria ha mejorado un 39.7% y el número de egresados ha aumentado casi un 30% en la última década. El sistema universitario argentino cuenta actualmente con más de 2.5 millones de estudiantes y una tasa de escolarización del 65.3%, una de las más altas de América Latina y cercana a la de Chile y España.

En resumen, aunque Argentina ha logrado avances en la reducción del abandono escolar y el aumento de la matrícula universitaria, aún enfrenta importantes retos en términos de graduación y acceso equitativo a la educación superior, especialmente entre los sectores más vulnerables de la población.

 

 

Fuente NA

Iguazu-Jungle-

SEGUINOS

error: Contenido protegido!