Detuvieron a acusado de violar a tres sobrinas en Colonia Alberdi

“No creo que nunca pase el dolor que tenemos, pero ahora nos sentimos respaldados por la Justicia”, reconoció la madre de una de las víctimas, de 11 años

Iguazú (LaVozDeCataratas)

Fue detenido ayer el hombre denunciado por el presunto abuso sexual en perjuicio de tres de sus sobrinas menores de edad que residen en la Colonia Alberdi. La captura de S. M. P. (la identidad completa se preserva para no revictimizar a las denunciantes) fue ordenada por el Juzgado de Instrucción Dos de Oberá, tras lo cual el sospechoso fue examinado por el médico policial en turno y quedó alojado en la comisaría local.

Según fuentes del caso, recién la próxima semana el acusado sería citado a prestar declaración indagatoria, donde podrá contar su versión de los hechos o abstenerse. En tanto, las presuntas víctimas -de 11, 15 y 16 años- serán examinadas por los profesionales del Cuerpo Médico Forense y, en segunda instancia, deberá fijarse fecha para las respectivas declaraciones en Cámara Gesell.

Por tratarse de un delito de instancia privada sin testigos, para la Justicia es clave lo que puedan aportar las niñas en Cámara Gesell, un espacio acondicionado especialmente donde profesionales tiene la misión de indagar a los menores con técnicas específicas para evitar la revictimización.

Con relación a la detención del implicado, en la víspera la madre de la menor de 11 años se mostró más aliviada con relación a 24 horas antes, cuando había reclamado el accionar judicial.

“No creo que nunca pase el dolor que tenemos, pero ahora nos sentimos respaldados por la Justicia. No nos sentimos tan solos y desprotegidos. Queremos que este degenerado pague por todo el daño que hizo, y que las nenas tengan la contención que necesitan, porque las tres están muy afectadas. Es un horror lo que les hizo”, lamentó.

Efecto cascada

En esa línea, reconoció que los hechos generaron un tremendo cimbronazo en el seno de la familia, ya que tanto las víctimas como el acusado son parientes, aunque subrayó que “acá lo importante son las nenas, respaldarlas a ellas y que se haga justicia. No las apariencias”.

Tal como publicó El Territorio en su edición de la víspera, la primera denuncia fue radicada por la madre de la nena de 11 años el pasado miércoles 19 de febrero ante la Comisaría de la Mujer de Oberá, aunque los hechos se habrían registrado en la localidad de Colonia Alberdi.

Pero el último martes se registraron otras dos denuncias contra el mismo individuo, también ante la Comisaría de la Mujer de la Capital del Monte, por parte de una mujer de 41 años y un hombre de 46, progenitores de una chica 15 y otra de 16, respectivamente. Un efecto cascada impensado. Las citadas son primas de la nena de 11 años, al tiempo que las tres menores apuntaron contra el mismo tío.

“Toda la familia está muy afectada con todo esto. En realidad tardé varios meses en hacer la denuncia porque sabía el impacto que iba a tener, pero ante todo está mi hija y necesitamos que se haga justicia. Por otra parte, nunca imaginé que sus primas también fueran víctimas de la misma persona. Es todo un horror”, graficó la madre de la nena más pequeña. en diálogo con este medio.

Explicó que el sospechoso es el marido de la hermana de su esposo. Además, es el padrino de su hija.

Modus operandi

Consultada al respecto, comentó que a mediados de septiembre del año pasado la menor se acercó y le preguntó si le podía contar algo sin que se enojara. “No quiero que sufras, mami -me dijo-, y ahí se me erizó la piel. Le respondí que no se preocupe, que me podía contar lo que fuera. Ahí se animó y me dijo que S. abusó de ella. Fue como un desahogo porque empezó a llorar. Era un mar de lágrimas, pobrecita”, rememoró. Según consta en la denuncia, los abusos habrían comenzado cuando la menor tenía entre 6 y 7 años y se concretaron en fiestas y eventos familiares.

Señaló que su cuñado “siempre jugaba mucho con los chicos en los cumpleaños y fiestas familiares, pero nunca imaginé que tenía otras intenciones. Mi hija contó que él le decía para jugar a la mancha escondida con la luz apagada y ahí aprovechaba para manosearla. Le tocaba sus partes íntimas, le besaba el cuello y le acariciaba la panza. Contó que fueron muchas veces, cada vez que podía estar un ratito solo con ella”.

En tanto, señaló que la pequeña le contó que su tío también la habría amenazado de muerte, como explicitó en la denuncia radicada el miércoles pasado. “Le tocaba (…) Y la amenazaba con que si le contaba a alguien lo que le hacía, la iba a asfixiar y listo”, precisó.

Enseguida el resto de la familia tomó conocimiento de la situación y otras dos menores, primas de la primera, rompieron el silencio y denunciaron al mismo individuo. Si bien los tres casos serían prácticamente calcados, para la justicia será clave lo que declaren las menores en Cámara Gesell.

 

Fuente: El Territorio

error: Content is protected !!