Con monitoreo eficiente, Paraná no registra casos de fiebre amarilla desde hace casi tres años

Paraná no registra casos de fiebre amarilla en humanos desde hace casi tres años. La última ocurrencia fue el 2 de mayo de 2019, registrada en el municipio de Quatro Barras, en la Región Metropolitana de Curitiba.

Foz de Iguazú (crisloosecompartilha)

Desde entonces, la Secretaría de Estado de Salud (Sesa) intensificó la estrategia de control de la enfermedad de Paraná, con un Sistema de Georreferenciación de Epizootias, que incluso garantizó un premio internacional al municipio de São José dos Pinhais (RMC), entregado por la Fiocruz en el mes pasado

El monitoreo permite monitorear la mortalidad de estos animales, que también son infectados por la picadura del mosquito transmisor de la fiebre amarilla, jugando un papel importante para alertar sobre la circulación del virus en una determinada región.

El último caso reportado de epizootia positiva, es decir, de infección animal por el virus de la fiebre amarilla, data del 15 de febrero de 2021 y se registró en el municipio de Campo Largo.

A pesar de los números positivos, es necesario mantener la atención para evitar nuevos casos.

Vacuna – La vacuna contra la fiebre amarilla está disponible en todas las unidades de salud de todos los municipios de Paraná. Esta es la única forma de prevención comprobada, recordando que se requieren diez días para la inmunización, luego de la aplicación de la dosis. Para quienes están cerca del bosque, Sesa también recomienda el uso de camiseta manga larga, pantalón largo y repelente.

Con información de AEN

error: Contenido protegido!