San Justo: Intentó asaltar a un policía con una pistola de Paintball y el agente lo mató de un tiro en el pecho

Sucedió en la localidad bonaerense de San Justo. Para la Justicia se trató de un homicidio en legítima defensa

Un agente de la Policía Federal mató de un disparo en el tórax a un joven que intentó asaltarlo con una pistola de Paintball cuando caminaba por una calle de la localidad bonaerense de San Justo. El episodio, que se conoció este lunes, sucedió el domingo a la madrugada en la intersección de las calles Ambrosetti y Gibraltar, de dicha localidad del partido La Matanza, en el Oeste del conurbano.

El fallecido, luego identificado como Carlos Gustavo Lagoria, tenía 28 años y, al menos, una causa penal anterior.

De acuerdo a la reconstrucción efectuada por los investigadores que se pudo consultar, todo comenzó cuando el policía, que se hallaba vestido de civil y regresaba a su domicilio después de acompañar a la madre a su casa, fue sorprendido por un joven que empuñaba un arma “con aspecto de ametralladora”.

En ese momento, el agente de 33 años se identificó como integrante de la Federal y extrajo su arma reglamentaria, una pistola Bersa calibre 9 milímetros, con la que efectuó un disparo que impactó en el tórax de la víctima y que le terminó ocasionando la muerte en el acto.

Tras escuchar la detonación, una vecina salió de su domicilio y se encontró al agente. “Me quiso robar. Llamá a la Policía”, gritaba el hombre con desesperación.

De inmediato, personal de la Comisaría La Matanza Noroeste 1° de San Justo se trasladó al lugar y se entrevistó con el policía asaltado, quien narró lo ocurrido. En el lugar fue secuestrada una vaina servida calibre 9 milímetros y una réplica de ametralladora, que luego se determinó era “un marcador de Paintball”.

El policía recién descubrió que se trataba de una réplica cuando llegaron los efectivos de la comisaría localEl policía recién descubrió que se trataba de una réplica cuando llegaron los efectivos de la comisaría local

Dispara proyectiles de pintura con gas comprimido”, explicó uno de los investigadores. También aclaró que el policía recién descubrió que se trataba de una réplica cuando llegaron los agentes de la comisaría local. “No tenía por qué saberlo. Además de la oscuridad de la noche, es un arma que aparenta ser de fuego”, agregaron.

El caso lo investiga el fiscal Matías Folino, titular de la Unidad Funcional de Instrucción Temática de Homicidios de La Matanza, quien ordenó el secuestro del arma del policía que mató al asaltante, pero no dispuso ninguna medida contra el agente, ya que en principio consideró que se trató de un homicidio en legítima defensa.

Asimismo, ordenó un relevamiento de las cámaras de seguridad del lugar en busca de imágenes que pudieran haber captado el momento del hecho.

El 12 de octubre pasado, un grupo de delincuentes baleó a una policía de la Federal para robarle el arma reglamentaria en Aldo Bonzi. Al igual que el caso previamente mencionado, el ataque ocurrió de noche, en la calle José Alico al 1500, cuando la agente de 27 años se encontraba vestida de civil, ya que tenía franco de servicio.

En ese momento, dos hombres armados la sorprendieron y la intimidaron con el objetivo de que entregara las pertenencias de valor que portaba. Frente a esta situación, la cabo procedió a identificarse como una integrante de las fuerzas de seguridad y enseñar su arma reglamentaria a los ladrones en un acto de resistencia.

En respuesta, uno de los delincuentes reaccionó con un disparo que impactó en una de las piernas de la víctima y, mientras tenía la guardia baja, le quitaron el arma de fuego antes de darse a la fuga.

Según informó Télam, la mujer fue asistida por los vecinos de la zona que la trasladaron en un vehículo particular hacia el Hospital Alberto Balestrini, ubicado en la localidad lindera de Ciudad Evita. El personal del centro médico le brindó las atenciones primarias apenas fue ingresada, hasta que fue derivada al Hospital Churruca Visca que se encuentra en el barrio porteño de Parque Patricios.

SEGUINOS

error: Contenido protegido!