Opinión: Converger en Concordia.

El 30 de mayo nació una nueva versión ampliada y actualizada de la política en la provincia de Misiones. En tiempos en los que las praxis políticas se interpelan, se cuestionan y desmantelan en el País central que se configura en Buenos Aires y las grandes metrópolis argentinas, la Tierra sin Mal encuentra puntos comunes con misioneristas que se autoconvocan para sostener un modelo de Paz y diálogo.

*Por Emilia Guevara. 

Sectores minoritarios buscaron desestabilizar la sociedad fogoneando una guerra que no existía, creada en sus comités y exacerbada con sobres en medios nacionales. Pagados por sus mandamás, extranjeros misioneros que buscan llenarse las arcas a costa del dolor ajeno. Figuras que fomentaron la criminalización de la política para volverla violenta y sangrienta.

El escritor y poeta norteamericano Walt Whitman definió hace muchos años que “el mejor gobierno es el que deja a la gente más tiempo en paz”. En Misiones vivimos en paz, entendemos que el diálogo es fundamental para construir las bases de la democracia y fortalecer la identidad histórica de un pueblo que escucha y decide de forma inteligente.

Por eso, los diálogos se abrieron bajo el tenor de la ley y no ante la presión de la violencia. Es por eso que el pueblo se convocó ante la Cámara de Representantes el día de la sesión, con miles de jóvenes al lado de la vieja militancia renovadora. Generando el «blend» perfecto que demuestra el poder de convocatoria del gobierno misionerista. Este blend tuvo su bautismo de fuego. La versión original, los jóvenes neo y los libertarios convergieron en armonía. Por su capacidad de escucha, de entusiasmo y de respuesta el Frente Renovador supo convocar a dirigentes de todo el espectro político, como ya hace algún tiempo viene fortaleciendo un lugar al que acuden quienes no son escuchados por los egos de una minoría que no representa.

No es de extrañar que dirigentes de La Libertad Avanza misionera como Micaela Gacek elijan colaborar en la provincia. Un partido que en otros distritos no logran canales de diálogo, en Misiones encuentren puntos en comunes desde los cuales construir un pueblo mejor. Lo mismo sucede con dirigentes radicales que huyen de sus partidos para aportar a una sociedad que cambia constantemente, como el caso del presidente de la UCR de Eldorado, Facundo Villalba.

El renacimiento renovador implica paz y armonía, atendiendo y considerando observaciones para fortalecer una forma de gobernar que en las urnas es electa por una amplia mayoría. Si la oposición minoritaria busca nuevas formas de ser golpistas, en la tierra colorada solo encontrarán como respuesta una forma de hacer política que es la Paz.

 

*Periodista (USAL)
Maestrando en Gobierno (UBA).

SEGUINOS

error: Contenido protegido!