«Alcohol 0»: trabajan en un proyecto de tolerancia nula para la ingesta de alcohol a la hora de conducir

En la actualidad rige la tolerancia de 0,5% de alcohol en sangre tanto en las rutas de Misiones, e Iguazú trabaja para contar con su propia ordenanza. En total, son cinco los municipios que tienen ordenanza , como Posadas, El Soberbio, Garupá, San Vicente y Eldorado. El proyecto de ordenanza establecerá, en el ejido municipal, la tolerancia cero (0) de alcohol por miligramos en litro de sangre, como requisito para conducir cualquier tipo de vehiculo motorizado.

Iguazú (LaVozDeCataratas) El impacto del alcohol al volante es un problema de gran magnitud que requiere una acción concertada por parte de autoridades, organizaciones y la sociedad en general. Es por ello que trabajan desde el Concejo Deliberante de Iguazú en comisión, y reuniones con diferentes actores de la ciudad, en la elaboración del proyecto de ordenanza que establezca, en el ejido municipal, la tolerancia cero (0) de alcohol por miligramos en litro de sangre, como requisito para conducir cualquier tipo de vehiculo motorizado.

Actualmente, en el país son 7 las provincias en las que rige el alcohol cero: Córdoba, Salta, Tucumán, Entre Ríos, Jujuy, Río Negro y Santa Cruz. También en las ciudades de Mar del Plata, Rosario, Santa Fe, Pueblo Esther, Neuquén, Ushuaia, Río Grande, Posadas y Moreno.

El consumo de alcohol es una de las principales causas de accidentes de tránsito en todo el mundo. Conducir bajo los efectos del alcohol no solo pone en riesgo la vida del conductor, sino también la de los pasajeros, peatones y otros usuarios de la vía. Este problema de salud pública sigue siendo una de las mayores preocupaciones para las autoridades de tráfico y salud.

Estadísticas Alarmantes: Numerosos estudios y datos estadísticos han demostrado una relación directa entre el consumo de alcohol y la incidencia de accidentes de tránsito. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente el 20% de las muertes por accidentes de tráfico en el mundo están relacionadas con el consumo de alcohol. En algunos países, esta cifra puede ser aún mayor.

En Argentina, por ejemplo, se estima que el alcohol está presente en el 30% de los accidentes de tránsito fatales. Estos datos subrayan la gravedad del problema y la necesidad de implementar medidas más estrictas y efectivas para combatirlo.

El alcohol afecta diversas capacidades cognitivas y motoras esenciales para una conducción segura. Entre los principales efectos se encuentran:

  1. Disminución de la Capacidad de Reacción: El alcohol ralentiza el tiempo de reacción del conductor, lo que puede ser crucial en situaciones de emergencia.
  2. Alteración de la Percepción: Afecta la percepción de la distancia y la velocidad, aumentando el riesgo de colisiones.
  3. Reducción de la Coordinación: La coordinación entre los ojos, las manos y los pies se ve afectada, lo que dificulta el control del vehículo.
  4. Falsa Sensación de Confianza: El alcohol puede generar una falsa sensación de confianza, llevando a conductores a tomar riesgos innecesarios.

Consecuencias Legales y Sociales: Además del evidente riesgo para la salud, conducir bajo los efectos del alcohol tiene serias consecuencias legales. En muchos países, las leyes establecen límites estrictos para el nivel de alcohol en sangre permitido al volante. Superar estos límites puede resultar en multas severas, pérdida de la licencia de conducir e incluso penas de prisión.

Socialmente, los accidentes de tránsito relacionados con el alcohol tienen un impacto devastador. Las víctimas y sus familias enfrentan consecuencias a largo plazo, tanto emocionales como económicas. Además, los costos para el sistema de salud y la economía son significativos.

Para reducir los accidentes de tránsito relacionados con el alcohol, es crucial implementar y reforzar diversas medidas de prevención:

  1. Controles de Alcoholemia: Incrementar la frecuencia y la rigurosidad de los controles de alcoholemia en las vías.
  2. Campañas de Concientización: Desarrollar campañas educativas para informar sobre los peligros de conducir bajo los efectos del alcohol.
  3. Alternativas de Transporte: Promover el uso de alternativas de transporte como taxis, servicios de transporte público y aplicaciones de movilidad para quienes han consumido alcohol.
  4. Educación Vial: Incluir la educación sobre los efectos del alcohol en la conducción en los programas de educación vial desde edades tempranas.

 

error: Contenido protegido!