Cultura indígena viva: ¿cómo hace de manera autónoma, para planificar y proyectar una estrategia en búsqueda de un mejor vivir?

Caso del Instituto superior Karaí Correa, que ya va por su 2do año, y que cada vez más, comienza a visibilizarse la importancia de una educación con estas características y no solamente en el ámbito del Turismo, claro que para hacer turismo abordamos transversalmente a todo el territorio y eso nos permite al menos conversar de las problemáticas para pensar en llegar a recibir visitantes.

Iguazú (LaVozdeCataratas-Ivan Piedrabuena) En un contexto ultra dinámico, en el año de las amenazas, y llevando al límite nuestra casa común. Ratificamos más que nunca nuestra convicción de seguir trabajando activamente junto a mis compañeros de Mbyaenturismo, desde donde buscamos la mejora constante de las comunidades a partir de proyectos vinculados al turismo y progreso.

En una sociedad proyectificada, una cultura indígena viva y de transmisión oral, ¿cómo hace de manera autónoma, para planificar y proyectar una estrategia en búsqueda de un mejor vivir?
Muchas veces problemas simples se terminan convirtiendo en extremadamente complejos, una factura, una cuenta bancaria que coincida con el titular de la factura, un seguro de accidentes laborales, todas estas cuestiones que las tenemos completamente naturalizadas, para los compañeros de las comunidades termina siendo una limitante muy grande.

A veces hay personas y empresas con buenas intenciones, sin embargo esta propia estructura en la que nos movemos aleja y determina una posible integración genuina y con un resultado importante para las comunidades que tienen un enorme porcentaje de desempleo, y los pocos empleos que pueden acceder producto de una falta de oferta académica intercultural y adaptada, son muy limitados y aleja de su cultura y visión.

Gracias a un puñado de personas, de una vocación enorme, con el acompañamiento del estado provincial y muchos aliados en distintas escalas, después de mucha insistencia y perseverancia, hoy empieza a existir una oferta más acorde, como es el
Caso del Instituto superior Karaí Correa, que ya va por su 2do año, y que cada vez más, comienza a visibilizarse la importancia de una educación con estas características y no solamente en el ámbito del Turismo, claro que para hacer turismo abordamos transversalmente a todo el territorio y eso nos permite al menos conversar de las problemáticas para pensar en llegar a recibir visitantes.

Normalmente un cambio social gracias a la implementación de una universidad en una determinada ciudad o población, lleva años, más de 10, 20 y hasta 30 porque no es de un día para el otro que esos profesionales en potencia se insertan en un mercado laboral y generan el cambio esperado.

Por lo cual aún tenemos muchísimo por recorrer en este ámbito, que estamos convencidos que es el camino para poder consolidar los cambios a largo plazo sin dudas. Lo que buscamos, es un cambio de paradigma, porque permanentemente vemos exigencias por parte de distintas entidades supuestas a contribuir al progreso de las comunidades indígenas, rurales, sin embargo y lamentablemente con una desconexión de la realidad al momento de los requisitos y formas para acceder a estos fondos y ayudas. Algunos organismos nacen para facilitar el progreso de las naciones indígenas latinoamericanas, reciben fondos para esto, y no responden las solicitudes, teléfonos y no atienden las necesidades efectivamente.

Este cambio está relacionado también a un cambio de actitud, lo vemos en Mbyaenturismo donde un grupo de jóvenes se reúnen a trabajar voluntariamente por el bien común de sus comunidades, cada paso que dan son sólidos, firmes y cada logro que alcanzan son para todos.

Nosotros los “Yeruàs” los que estamos dispuestos a acompañar desde una postura diferente, terminamos siendo intérpretes de nuestra cultura y básicamente desatando la burocracia que existe al momento de llevar a cabo cualquier cosa. Somos una organización paraguas que posibilita esta integración de dos culturas muy distintas que coexisten en el mismo territorio y que se necesitan unas de otra.

Hoy pasamos de ser relatores de las problemáticas a colaborar activamente para que se fortalezca la organización, los jóvenes que la integran, que existan objetivos concretos a alcanzar, que podamos abordarlos juntos y en el medio descubrir un ritmo propio de trabajo constante, que en definitiva lleve al progreso social que creemos podemos alcanzar.

¡A seguir reflexionando y redoblar el esfuerzo!

SEGUINOS

Iguazu-Jungle-
error: Contenido protegido!